Conoce Aseuc

Los Campanarios del silencio

U. Distrital Francisco José de C
Mira otros U. Distrital Francisco José de C articulos

libro

Más vistas

Los Campanarios del silencio

U. Distrital Francisco José de C
Mira otros U. Distrital Francisco José de C articulos

COP $ 2.000

Disponibilidad: No Disponible


Autor: Henry Díaz Vargas

Editorial: U. Distrital Francisco José de C

U. Distrital Francisco José de C

Año de Edición: 2011

2011

Idioma: Español

Formato: Libro Impreso

Número de páginas: 41

ISBN: 9789588723136

9789588723136
El texto, forma parte de la trilogía El Silencio de Los Moradores del Viento y El Silencio De Las Cenizas En El Rio que se terminó de escribir a finales del año 2003 por Henry Díaz Vargas. A veces nos da dificultad comprender el presente. Por desgracia, es ignorancia del pasado. Sin embargo trat...

SKU: 150903

Producto creado el 01/09/2011

Descripción

Detalles

El texto, forma parte de la trilogía El Silencio de Los Moradores del Viento y El Silencio De Las Cenizas En El Rio que se terminó de escribir a finales del año 2003 por Henry Díaz Vargas. A veces nos da dificultad comprender el presente. Por desgracia, es ignorancia del pasado. Sin embargo tratar de comprender el pasado sin saber lo que sucede en el presente es algo tan inútil como el futuro que siempre nos hemos creído. Los Campanarios es un acercamiento al hombre, a su familia, que no huye sino que se pone a salvo de esas fuerzas aterradoras, fantasmales, que tienen a la población en emigración permanente. Eterno fenómeno en nuestro país y eterno motivo para el artista que sufre los embales de la existencia. El núcleo vital de la sociedad: la familia se desvertebra de un momento a otro como cuando llega la muerte. Pero la muerte es definitiva, el desplazamiento crece, se reproduce y no muere. El hombre queda en el limbo maldito de la incertidumbre, cuando no puede articular más que susurros para dejar huella sobre El Viento Con Su Débil Voz. Susurra Lo que ha sido el paso por estas tierras, terrenales, de Dios. El juego del tiempo en Los Campanarios no es una metáfora. Es la realidad. Mientras la temporalidad de la vida avanza con sus desesperos y las esperanzas truncadas, el de la persecución no avanza. Es el mismo siempre. Es el estatismo absoluto del acorralamiento mientras se traga lejanías. Los personajes de Los Campanarios son un palimpsesto extraño de sentimientos, de amor, de frustraciones, de deseos, de comprensiones, de tanta existencia elemental que quizás no alcancemos a comprender como espectadores pero como seres humanos es muy probable que sintamos algo muy adentro de nuestra espiritualidad. Un remolino de fuerzas extrañas que levantan, sacuden, estremecen almas y las ponen a volar sin saber dónde van a parar en esta vida y la otra. Eso y lo que aporte el espectador es el texto teatral Los Campanarios Del Silencio. A veces nos da dificultad comprender el presente. Por desgracia, es ignorancia del pasado. Sin embargo tratar de comprender el pasado sin saber lo que sucede en el presente es algo tan inútil como el futuro que siempre nos hemos creído. Los Campanarios es un acercamiento al hombre, a su familia, que no huye sino que se pone a salvo de esas fuerzas aterradoras, fantasmales, que tienen a la población en emigración permanente. Eterno fenómeno en nuestro país y eterno motivo para el artista que sufre los embales de la existencia. El núcleo vital de la sociedad: la familia se desvertebra de un momento a otro como cuando llega la muerte. Pero la muerte es definitiva, el desplazamiento crece, se reproduce y no muere. El hombre queda en el limbo maldito de la incertidumbre, cuando no puede articular más que susurros para dejar huella sobre El Viento Con Su Débil Voz. Susurra Lo que ha sido el paso por estas tierras, terrenales, de Dios. El juego del tiempo en Los Campanarios no es una metáfora. Es la realidad. Mientras la temporalidad de la vida avanza con sus desesperos y las esperanzas truncadas, el de la persecución no avanza. Es el mismo siempre. Es el estatismo absoluto del acorralamiento mientras se traga lejanías. Los personajes de Los Campanarios son un palimpsesto extraño de sentimientos, de amor, de frustraciones, de deseos, de comprensiones, de tanta existencia elemental que quizás no alcancemos a comprender como espectadores pero como seres humanos es muy probable que sintamos algo muy adentro de nuestra espiritualidad. Un remolino de fuerzas extrañas que levantan, sacuden, estremecen almas y las ponen a volar sin saber dónde van a parar en esta vida y la otra. Eso y lo que aporte el espectador es el texto teatral Los Campanarios Del Silencio. Los Campanarios es un acercamiento al hombre, a su familia, que no huye sino que se pone a salvo de esas fuerzas aterradoras, fantasmales, que tienen a la población en emigración permanente. Eterno fenómeno en nuestro país y eterno motivo para el artista que sufre los embales de la existencia. El núcleo vital de la sociedad: la familia se desvertebra de un momento a otro como cuando llega la muerte. Pero la muerte es definitiva, el desplazamiento crece, se reproduce y no muere. El hombre queda en el limbo maldito de la incertidumbre, cuando no puede articular más que susurros para dejar huella sobre El Viento Con Su Débil Voz. Susurra Lo que ha sido el paso por estas tierras, terrenales, de Dios. El juego del tiempo en Los Campanarios no es una metáfora. Es la realidad. Mientras la temporalidad de la vida avanza con sus desesperos y las esperanzas truncadas, el de la persecución no avanza. Es el mismo siempre. Es el estatismo absoluto del acorralamiento mientras se traga lejanías. Los personajes de Los Campanarios son un palimpsesto extraño de sentimientos, de amor, de frustraciones, de deseos, de comprensiones, de tanta existencia elemental que quizás no alcancemos a comprender como espectadores pero como seres humanos es muy probable que sintamos algo muy adentro de nuestra espiritualidad. Un remolino de fuerzas extrañas que levantan, sacuden, estremecen almas y las ponen a volar sin saber dónde van a parar en esta vida y la otra. Eso y lo que aporte el espectador es el texto teatral Los Campanarios Del Silencio. El núcleo vital de la sociedad: la familia se desvertebra de un momento a otro como cuando llega la muerte. Pero la muerte es definitiva, el desplazamiento crece, se reproduce y no muere. El hombre queda en el limbo maldito de la incertidumbre, cuando no puede articular más que susurros para dejar huella sobre El Viento Con Su Débil Voz. Susurra Lo que ha sido el paso por estas tierras, terrenales, de Dios. El juego del tiempo en Los Campanarios no es una metáfora. Es la realidad. Mientras la temporalidad de la vida avanza con sus desesperos y las esperanzas truncadas, el de la persecución no avanza. Es el mismo siempre. Es el estatismo absoluto del acorralamiento mientras se traga lejanías. Los personajes de Los Campanarios son un palimpsesto extraño de sentimientos, de amor, de frustraciones, de deseos, de comprensiones, de tanta existencia elemental que quizás no alcancemos a comprender como espectadores pero como seres humanos es muy probable que sintamos algo muy adentro de nuestra espiritualidad. Un remolino de fuerzas extrañas que levantan, sacuden, estremecen almas y las ponen a volar sin saber dónde van a parar en esta vida y la otra. Eso y lo que aporte el espectador es el texto teatral Los Campanarios Del Silencio. Los personajes de Los Campanarios son un palimpsesto extraño de sentimientos, de amor, de frustraciones, de deseos, de comprensiones, de tanta existencia elemental que quizás no alcancemos a comprender como espectadores pero como seres humanos es muy probable que sintamos algo muy adentro de nuestra espiritualidad. Un remolino de fuerzas extrañas que levantan, sacuden, estremecen almas y las ponen a volar sin saber dónde van a parar en esta vida y la otra. Eso y lo que aporte el espectador es el texto teatral Los Campanarios Del Silencio. Un remolino de fuerzas extrañas que levantan, sacuden, estremecen almas y las ponen a volar sin saber dónde van a parar en esta vida y la otra. Eso y lo que aporte el espectador es el texto teatral Los Campanarios Del Silencio.
Información adicional

Información adicional

Editor / MarcaU. Distrital Francisco José de C
Año de Edición2011
Número de Páginas41
Idioma(s)Español
Alto y ancho12 x 17
Peso0.0400
Tipo Productolibro
Autor

Henry Díaz Vargas

información no disponible.

Tabla de Contenido

información no disponible.

Reseñas