Conoce Aseuc

Decapitando al Dios de las palabras

U. del Valle
Mira otros U. del Valle articulos

libro

Más vistas

Decapitando al Dios de las palabras

U. del Valle
Mira otros U. del Valle articulos

COP $ 24.000
COP $ 24.000

Disponibilidad: Disponible


Autor: Jaime Salazar Corrales

Editorial: U. del Valle

U. del Valle

Año de Edición: 2005

2005

Idioma: Español

Formato: Libro Impreso

Número de páginas: 138

ISBN: 9789586703673

9789586703673
Esta obra es el homenaje de Salazar a los instantes y a la ensoñación (el qué pasaría si) que tanto atormenta al ensimismado paseante urbano hasta arrimarlo a los abismos. Tal vez estamos ante una suerte de escritura post-Matrix. El escenario imaginado tiene por atributo esencial lo que el filme...
O BIEN

SKU: 2223

Producto creado el 16/04/2006

Descripción

Detalles

Esta obra es el homenaje de Salazar a los instantes y a la ensoñación (el qué pasaría si) que tanto atormenta al ensimismado paseante urbano hasta arrimarlo a los abismos. Tal vez estamos ante una suerte de escritura post-Matrix. El escenario imaginado tiene por atributo esencial lo que el filme de los Wachowski destaca hasta la saciedad: la realidad del simulacro, la sólida persistencia de lo soñado, la densidad del instante, la duración de lo evanescente. Las historias de Salazar son breves, sintéticas y rápidas. Una bomba que arrasa el país del mal, el desenlace del narco entrampado, la desventura del guerrillero perdido selva adentro, el estudiante enamorado de una putita angélica, el joven atormentado por una presencia fantasmal en medio de sus viajes de droga. Escenas menores de ese mundo mayor, el de la realidad oblicua. Esta es literatura para oir y ver, más relato que cuento, más clip que trauma. Es indispensable atender el rumor de fondo de estos relatos, escuchar la voz de quien los habla y los conversa, esa risa menuda y burlona que los salpica. Quizás todo se resume en lo siguiente: nada, absolutamente nada ni el amor, ni la muerte, ni el sexo es tan serio y trascendental que amerite un duelo. Ese es el nombre del juego: ¡abajo la ruinosa eternidad de lo macizo y denso, arriba la calida y cómica levedad del instante! Y los instantes cómicos, en medio de su extrema singularidad son repetitivos, emergen una y otra vez juguetones, como demonios traviesos. Tal vez estamos ante una suerte de escritura post-Matrix. El escenario imaginado tiene por atributo esencial lo que el filme de los Wachowski destaca hasta la saciedad: la realidad del simulacro, la sólida persistencia de lo soñado, la densidad del instante, la duración de lo evanescente. Las historias de Salazar son breves, sintéticas y rápidas. Una bomba que arrasa el país del mal, el desenlace del narco entrampado, la desventura del guerrillero perdido selva adentro, el estudiante enamorado de una putita angélica, el joven atormentado por una presencia fantasmal en medio de sus viajes de droga. Escenas menores de ese mundo mayor, el de la realidad oblicua. Esta es literatura para oir y ver, más relato que cuento, más clip que trauma. Es indispensable atender el rumor de fondo de estos relatos, escuchar la voz de quien los habla y los conversa, esa risa menuda y burlona que los salpica. Quizás todo se resume en lo siguiente: nada, absolutamente nada ni el amor, ni la muerte, ni el sexo es tan serio y trascendental que amerite un duelo. Ese es el nombre del juego: ¡abajo la ruinosa eternidad de lo macizo y denso, arriba la calida y cómica levedad del instante! Y los instantes cómicos, en medio de su extrema singularidad son repetitivos, emergen una y otra vez juguetones, como demonios traviesos. Las historias de Salazar son breves, sintéticas y rápidas. Una bomba que arrasa el país del mal, el desenlace del narco entrampado, la desventura del guerrillero perdido selva adentro, el estudiante enamorado de una putita angélica, el joven atormentado por una presencia fantasmal en medio de sus viajes de droga. Escenas menores de ese mundo mayor, el de la realidad oblicua. Esta es literatura para oir y ver, más relato que cuento, más clip que trauma. Es indispensable atender el rumor de fondo de estos relatos, escuchar la voz de quien los habla y los conversa, esa risa menuda y burlona que los salpica. Quizás todo se resume en lo siguiente: nada, absolutamente nada ni el amor, ni la muerte, ni el sexo es tan serio y trascendental que amerite un duelo. Ese es el nombre del juego: ¡abajo la ruinosa eternidad de lo macizo y denso, arriba la calida y cómica levedad del instante! Y los instantes cómicos, en medio de su extrema singularidad son repetitivos, emergen una y otra vez juguetones, como demonios traviesos. Esta es literatura para oir y ver, más relato que cuento, más clip que trauma. Es indispensable atender el rumor de fondo de estos relatos, escuchar la voz de quien los habla y los conversa, esa risa menuda y burlona que los salpica. Quizás todo se resume en lo siguiente: nada, absolutamente nada ni el amor, ni la muerte, ni el sexo es tan serio y trascendental que amerite un duelo. Ese es el nombre del juego: ¡abajo la ruinosa eternidad de lo macizo y denso, arriba la calida y cómica levedad del instante! Y los instantes cómicos, en medio de su extrema singularidad son repetitivos, emergen una y otra vez juguetones, como demonios traviesos.
Información adicional

Información adicional

Editor / MarcaU. del Valle
Año de Edición2005
Número de Páginas138
Idioma(s)Español
Alto y ancho14 x 21
Peso0.1900
Tipo Productolibro
Autor

Jaime Salazar Corrales

información no disponible.

Tabla de Contenido

Prólogo
La prédica del instante

Parte I
Para leer con especial paranoia

Fantasía taurina
Testamento infantil
La realidad oblicua
La bomba
El laberinto de un narcotraficante

Parte II
Densa serenata de amor y celos

La pirotecnia del instante
La llamada
Vida sentimental tendencia cero
Procesos mentales
Cupido borracho

Parte III
Música para volar en ultraliviano sobre el purgatorio

El destino está escrito
Breve y aún no completa apreciación de la muerte
La loma crucificada
La selva embrujada

Reseñas